viernes, 31 de julio de 2015

Cuentos infantiles truculentos



Habitualmente leo a Monete un cuento antes de dormir.

Pero a veces está cansado y no encendemos la luz, me tumbo con él y me invento un cuento sobre la marcha o tiro de recuerdos y le cuento alguno de los que nos contaban de pequeños, que siempre son muy socorridos y no se, por qué extraña razón, no se nos olvidan por muchos años que pasen.
Anoche, mientras estaba tumbado a mi lado le empecé a contar "Los 3 Cerditos" y según avanzaba en el cuento y le decía que llegaba el lobo, soplaba la casa de paja y el cerdito tenía que salir corriendo (no le decía que se lo quería comer, lo que nos faltaba!!) él iba abriendo los ojos, como platos, con cara de susto. Me miraba cómo diciendo "¿en serio eso ha pasado?"

Le dí un quiebro a la historia y le dije que cuando llegó a la casa de palitos de madera le abrieron la puerta y le dieron de merendar, se hicieron muy amigos y fueron a ver al cerdito de la casa de ladrillos que había hecho una piscina. Y se bañaron y se rieron y colorín colorado...

A ver, ¿qué necesidad tengo yo de hacerle ver al niño que el lobo es malo malísimo solo por ser lobo, que los cerdos se construyen casas y que acaban sus días devorados?

Que luego quien sufre las pesadillas suyas soy yo!

Vamos a ver, aquí os dejo la historia, tal como la contó Disney en los años 30.
No me digáis que no da miedo...




Y ya, dándole vueltas al tema, me vienen a la cabeza Hansel y Gretel.
Unos niños a los que su padre, convencido por la madrastra de ellos (que malas siempre las mujeres) ABANDONA en el bosque.
Y después de 2 días perdidos encuentran la casa de una bruja que les encierra y ceba para engordarles y COMÉRSELOS!!!
Claro, luego decimos eso de "mi niño no me come". No quiere comer por si engorda y se lo come la bruja.
Yo aún recuerdo las ilustraciones de un cuento que tenía de pequeña con esta historia y cómo Hansel, a través de las rejas de la jaula donde estaban encerrados, sacaba un hueso de pollo para que la bruja (que era ciega) lo tocase pensando que era un dedo y así creyese que aún estaba muy delgado.








Y hablando de bosques... ¿qué hacemos con Caperucita Roja? ¿la desterramos de los cuentos infantiles?
Porque la historia se las trae... una niña que adora a su abuela, que encima está enferma (y sola) y va a llevarle unos víveres. Mientras ella llega, un lobo (pobres lobos de verdad) se zampa a la abuela y, ojo! se viste como ella y se mete en la cama.
Claro, Caperucita que no debe ver 3 en un burro no se da cuenta de la suplantación y le sigue el rollo hasta el célebre "para comerte mejor".
Menos mal que había por allí un cazador (valiente y buena gente, claro) que mata al lobo.

La historia se ha ido adaptando con los tiempos ya que al ser un cuento antiguo servía para meter miedo a los pequeños. En un principio el lobo ofrecía los restos de la abuelita a Caperucita!!! Todo esto para enseñarles que no debían relacionarse con desconocidos.
Pobres niños del medievo, que terrores nocturnos debían tener.

Hablemos de Blancanieves, otra joyita de los Hermanos Grimm, hija de reyes, que cómo en casi todos estos cuentos, perdió a su madre siendo pequeña y su padre se casó con una madrastra que la única meta que tenía en la vida era hacerle la vida imposible a la protagonista (por guapa, que mala es la envidia).

No contenta con machacarla decide contratar a un cazador (otra vez la figura del cazador) para que la MATE. Pero el cazador siente penilla y le lleva el corazón de un jabalí a la madrastra diciendo que es el de Blancanieves.
Pero lo bueno viene cuando Blancanieves, perdida en el bosque, se mete en la casa de 7 ENANITOS y en agradecimiento a sus cuidados se convierte en su "chica para todo". Limpia, cocina, canta, recoge... un chollo, vamos.
Menos mal que tras el intento de envenenamiento de la bruja/madrastra llega un apuesto príncipe a rescatarla con un beso y se casa con ella.



¿Esto enseñamos a nuestras hijas? ¿Que vendrá un príncipe a salvarlas de su vida caótica y de los malos?
Esto si que da miedo y no los 3 cerditos...


Y así podríamos seguir con Pulgarcito (otra vez los Hermanos Grimm) que era tan pequeño que se lo comió un buey al pobre.

El soldadito de plomo al que le faltaba una pierna, enamorado de una bailarina de una caja de música. El pobre se cae por una ventana, se cuela por una alcantarilla y se lo come un pez!
Al final vuelve a casa (bien!!) pero se cae en la chimenea junto a la bailarina y se FUNDEN para estar JUNTOS PARA SIEMPRE formando un corazón.
¿Pero esto qué es?




Y que me decís de El patito feo o cómo ser distinto a los demás te puede complicar la vida.
A ver, un huevo de cisne que cae en un nido de huevos de pato. Al nacer el cisne es distinto a sus "hermanos" y le dan de lado, se ríen de él... al final el cisne encuentra a otros cisnes y por fin es feliz.
Vale, genial, pero... ¿qué nos enseña esto? ¿Que sólo debes tratar con respeto y cariño a los que son cómo tú?

Seguro que tenéis más cuentos en mente que me ayudarán a hacer la lista de "Cuentos Non Gratos".

¿Me ayudáis?




Image and video hosting by TinyPic

13 comentarios:

  1. Ufff...clásicos...!!! Qué miedín dan la.mayoría!!! y Rapunzel?? Y la sirenita?? En fin... Yo no soy nada de clásicos, a mi peque nunca le he contado ni caperucita, ni la bella durmiente....
    Los ha conocido el año pasado en el cole, y bueno, con lo de la bruja que le cortó el pelo a Rapunzel, vino impactada...

    Creo además, que muchos no son para contar a niños de 1-2 años... Así es que muchos tienen miedo al lobo x ejemplo...
    Gracias a leerle otros títulos totalmente diferentes, he conseguido que sepa y disfrute de cuentos de lobos buenos y que le encanten los monstruos x ejemplo! xq.para ella son buenos :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo bueno es que hay una explosión de nuevos cuentos que nada tienen que ver con los clásicos y los niños aprenden muchas cosas buenas de ellos.
      Un beso!

      Eliminar
  2. Es que a nosotros nos contaban los cuentos y sólo veíamos el final feliz, ni nuestras madres o personas encargadas de contárnoslos veían más allá. Con el tiempo creo que es cuando ha comenzado el análisis y se ha ido psicologizando (se dice así?) el contenido...y los niños son más sensibles a hora o susceptibles.
    EN concreto el d elos 3 cerditos a los míos les chifla, pero es que justo el corto que has puesto se los saben de memoria, texto y canciones...
    En fin, la bella y la bestia. Que además era muy mala...
    O Rapunzel encerrada en una torre
    O bambi huérfanooooo!!!!!
    Ay...qué difícil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro
      Antes se contaban y punto. Pero yo si recuerdo con miedo algunas ilustraciones. No es que me marcasen pero si con 38 años aun las recuerdo...
      Se enseñaban otros valores, lo bueno es que ahora hay muchas editoriales que se centran en nueva literatura infantil y la verdad es que hay verdaderas joyas.
      Un beso preciosa!

      Eliminar
  3. Jajaja que razón tienes. Yo también cambiaba los finales hasta que cogimos un libro que recopilada clásicos bajo el título de Ñam! Sobra decir que cuento tras cuento el lobo se ponía como el kiko. Hasta que toca el turno al cuento de los tres cerditos. Cuando cae a la olla del tercer cerdito, después de comerse a sus hermanos, el cerdito superviviente cierra la tapa, lo guisa y se lo come jajaja Mis hijos se partían de la risa con cada ñam. Comoves son bastante truculentos Ainss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final a los niños les va la marcha, jajajaja.
      Un beso Dácil.

      Eliminar
  4. La verdad es que pensándolo bien esos cuentos dan más pesadillas que otra cosa sí. Qué buen análisis! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cristina!
      Aunque todos tienen "final feliz" menuda odisea pasan todos los personajes.
      Besotes!

      Eliminar
  5. A mi me pasa igual así que me aprovecho de que aún no sabe leer para cambiar los cuentos a mi manera a medida que voy leyendo. Para cuando sepa leer, tendré que tirar de tu lista de cuentos aptos para renovar la colección ajja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema de estos cuentos "viejunos" a veces son las ilustraciones! Que te cagas de miedo, vamos.
      Por suerte en el mercado hay una cantidad de libros nuevos y chulos que no hace falta andar calentando a los niños la cabeza con historias truculentas.
      Besotes

      Eliminar
  6. Me ha encantado tu nuevo final de los tres cerditooos!!!! Besoteeees

    ResponderEliminar
  7. Me he reído mucho con tu post! Cierto es que los cuentos clásicos (algunos) esconden moralejas importantes a transmitir a los niños. Aunque algunos otros transmiten valores más que cuestionables.
    A mí me encantó descubrir que, en realidad, la moraleja de la Caperucita Roja es que cuando a las chicas nos viene la regla (de ahí lo de roja) tenemos que tener cuidado porque hay lobos (hombres) que nos pueden atacar. Es el paso de la infancia a la pre-adolescencia y sus peligros.
    Analizar los cuentos siempre ha sido algo que me ha interesado mucho, lo mismo un día me pongo...

    Gracias por escribir!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, lo de Caperucita no lo sabía!
      Creo que sería más efectivo leer cuentos realistas que no den tantos rodeos.
      Más que nada para que alguien pille la moraleja... jajaja.
      Un besote

      Eliminar

En cumplimiento de lo establecido en el Reglamento (UE) 2016/679 (RPGD), la L.O. 15/1999 de Protección de Datos de Carácter Personal, desde Cuéntamelo Bajito te informamos de que los datos necesarios para realizar un comentario NO implican suscripción al boletín del blog ni serán almacenados en ningún fichero propiedad de Cuéntamelo Bajito.

Para subsanar cualquier error o aclarar tus dudas, puedes escribirnos a nuestra email:

• E-mail: cuentamelobajitoweb@gmail.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...